La exposición de "El último aragonés vivo" se refugia en Los Porches del Audiorama

¡No os despistéis! Sólo podréis disfrutar de la exposición de cómic "El último aragonés vivo" en Los Porches del Audiorama, hasta el 31 de agosto. 

La exposición El último aragonés vivo "se refugia" en el Centro Comercial Los Porches del Audiorama. La muestra es un recorrido por las regiones devastadas que este singular y conocido personaje de cómic ha dejado a su paso a lo largo de los tres títulos que ya componen la saga publicada por GP Ediciones: “El último aragonés vivo. El comic”, “El último aragonés vivo. La amenaza robótica”, y “Revuelta Porcina”.


De la mano del dibujante Carlos Azagra y la colorista Encarna Revuelta, "El Último Aragonés Vivo" saltó al cómic tras estrenarse en dos cortometrajes creados por David Terrer, director y guionista de la historia. En sus aventuras de cómic, el peculiar héroe protagonista ha sobrevivido en varios escenarios desolados, que se pueden ver en las viñetas expuestas en la muestra recopilatoria de Los Porches del Audiorama, con un mapa incluido diseñado ad hoc por el dibujante Carlos Azagra. 


Además, algunas de las láminas llevan códigos QR que permitirán visitar la web de GP Ediciones, los vídeos de El último aragonés vivo y las primeras páginas de los cómics.
Con esta exposición, el centro comercial Los Porches del Audiorama vuelve a convertirse en galería de verano para albergar tendencias culturales y apoyar la promoción de los creadores aragoneses. 

Para el gerente, Javier Cuevas, “estamos orgullosos de fomentar sinergias colaborativas con la ciudad y con el mundo de la cultura, y queremos que esta exposición sea un buen escaparate abierto a todos los públicos para disfrutar de la trayectoria de un comic premiado, original y representativo dentro de este sector cultural cada vez más emergente”.
Hasta el 31 de agosto.
De 10:00 a 23:00 horas.
En Los Porches del Audiorama (Plaza Emperador Carlos V - Junto al Estadio de la Romareda).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ocio sin barreras

Ocio sin barreras